Edición de gráficos básica en GNU/Linux

La semana pasada tocamos el tema de la edición multimedia en Linux y lo cierto es que el artículo cumplió con su propósito, porque dio pie a un buen montón de comentarios interesantes que solo pueden salir de quien ha vivido la experiencia. Sin embargo, el término “edición multimedia” es tan amplio que conviene segmentarlo para profundizar un poco.

Comenzamos por lo que se podría considerar edición de gráficos básica, pero en lugar de soltar la típica lista de herramientas, me basaré en un caso real como ejemplo: el mío. Los habituales sabéis que no soy precisamente un experto (!), aunque uso diferentes aplicaciones para trabajar cada día desde hace años y para lo que hago, me sobran. Os cuento cuáles son.

Gwenview

Hay quien gusta de aplicaciones dedicadas: un visor, un gestor de colección, un editor… Yo me quedo con Gwenview. No necesito un visor independiente porque mi equipo tarda prácticamente lo mismo en abrir cualquier imagen sin importar la aplicación. Además, permite navegar por directorios e incluye un árbol que ayuda en la gestión de una colección, aunque no sea lo ideal, es decir, no sustituyen a Shotwell o digiKam.

gwenview

Gwenview también tiene opciones de retoque básicas, para redimensionar, recortar, rotar, etc; así como herramientas para gestionar lotes de imágenes: redimensionar, convertir entre formatos editar metadatos, importar y exportar de distintos servicios web… Es muy completa. Solo espero que la nueva versión para Plasma 5 no se deje ninguna función por el camino, porque con la actualización de Dolphin se ha perdido el soporte de esa genial utilidad que es Kim, a la que no mencionaré más en esta entrada justo por eso.

No os enfadéis, seguidores de las GTK, porque yo también soy maniático y si puedo evitarlo, prefiero no mezclar. Cuando estoy en escritorios GTK uso gThumb, que si bien no es tan potente como Gwenview en conjunto, cumple su papel con nota y de hecho se supera con detalles como encuadrar automáticamente los recortes o permitir elegir el nivel de compresión de la imagen. ¡Ojalá implemente esto en Gwenview!

KSnapShot

Una buena aplicación para hacer capturas de pantalla no puede faltar y no falta. Me suelo conformar con la herramienta por defecto porque si hay que editar lo hago luego, pero si hay que escoger una me quedo con la del escritorio KDE. Tiene las mismas opciones que la de GNOME, con el plus de que conserva las dimensiones al capturar un área personalizada. El comportamiento de la aplicación de GNOME, por el contrario, es terrible: ¿a quién se le ocurrió lo del cierre automático?

ksnapshot

Para quien no se conforme, hay aplicaciones de esta categoría más potentes, como HotShot o Shutter, toda una referencia; también complementos para navegadores que pueden venir muy bien.

GIMP

Cuando se trata de realizar retoques más complejos, con capas, efectos, filtros y demás, GIMP es mi elección. Y no me la termino ni de lejos. Tal vez me gusta tanto porque la llevo usando años y sé cómo hacer lo que necesito rápidamente, pero le reconozco un gran rendimiento para lo que ofrece, que es mucho.

El único añadido que le hago a GIMP es instalar el plugin save for web y solo para usarlo ocasionalmente, ya que la opción de exportación permite elegir la compresión de la imagen y por lo general me basta (a ver si publicamos algún día un especial sobre GIMP y las sugerentes posibilidades de expansión que tiene, porque se puede transformar es un bicho de cuidado).

gimpEn su momento intenté reemplazar GIMP con Pinta, pero no daba la talla; y con Krita, pero el que no daba la talla era yo… Así que GIMP se viene conmigo a donde vaya.

Se acabó. Como veis, me apaño con lo más básico. Pobre ejemplo el mío, dicho sea de paso, aunque tampoco tengo otro. O a lo mejor sí. Imaginemos un fotógrafo profesional: ¿podría servirse únicamente de software libre y hacerlo además en GNU/Linux?

Para complementar mi caso de uso con uno un poco más serio, el fotógrafo Riley Brandt publicaba hace unos días en su blog el resultado de “años de prueba y error” hasta encontrar el flujo de trabajo idóneo, que comienza por una correcta calibración del color, incluyendo software y hardware, y discurre a través de aplicaciones como Geeqie, un sencillo visor con soporte para la gestión del color; Rapid Photo Downloader, para automatizar el proceso de descarga de imágenes; darktable, para la gestión y edición de imágenes RAW (también valdría digiKam); o el propio GIMP para los retoques finales. Este era en realidad el motivo del artículo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s